Galería Gachi Prieto

Uriarte 1373,    Palermo      -Buenos Aires, Argentina-  Lunes a Sábados de 14 a 19hs

+54 11 4774-6656   info@gachiprieto.com    www.gachiprieto.com 


Nel Acosta Bravo

Una Artista Visual venezolana (1984), madre y maestra en diferentes niveles de educación. Desde 2010 vengo trabajando con lo que he denominado "Discursos políticos sobre un cuerpo autobiográfico" procurando la vinculación de mi cuerpo en el binomio arte=vida y haciendo de este y sus posibilidades la principal materia prima para la visibilización de mi lenguaje. 

Soy Lic. en Artes mención Promoción Cultural de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Magister en Gestión y Políticas Culturales (UCV), docente de la Licenciatura en Artes Plásticas de la Universidad Centrooccidental Lisandro Alvarado (UCLA), en las cátedras de Estética, Filosofía del Arte, Lenguaje Corporal, entre otras.

Predominantemente he realizado performance art, instalaciones y composiciones corporales, aunque mi obra me ha hecho moverme en diversas ocasiones por otros medios. En estos casi 10 años de trayectoria he compartido los siguientes espacios: Perfochoroní (VEN), Velada Santa Lucía (VEN), Romerías de Mayo (CU), UTC-4-30 (MX), Mujeres en Ruta (MX), BIPCA (VEN), Bang (VEN), Horas Perdidas (MEX), Biosfera Experimental (MEX), Perpendicular (BRA), Mingas de Cuerpos (COL), Umbral espacio de arte (AR), entre otros. Actualmente formo parte de RAF espacio de arte (AR), selección 2019.

Mi tránsito (viajes) y mi trabajo (docente-artista) me ha permitido trabajar con el Colectivo desde la Mirada (Ecuador) y con el Colectivo Creadores en Proceso (Venezuela), con este último generamos procesos curatoriales en la Velada Santa Lucía tales como: "Desdichas de la virtud" (2012) "d a r - d o s amorfos: espacio vivo" (2013), y en las XX Romerías de Mayo (Cuba) con "Hacer el amor es bueno" (2013). Así también con "Latitudes en Resistencia" (2018-2019) me vinculo con Edgar Antonio Palacios (MEX), luego de nuestra participación en la Bienal Horas Perdidas, en el que planteando el desarrollo de ejercicios conceptuales desde lo cotidiano, enfocados en tres conceptos primordiales: posiciones, olvidó y sensaciones, mantenemos comunicación a pesar de la distancia territorial.

Soy directora de FUGAZ: Feria de Performance, plataforma artística creada en 2012, con la finalidad de visibilizar y promover el arte actual en la ciudad de Barquisimeto, al occidente del país. Desde este espacio he desarrollado ferias de performance para el espacio público, actividades de formación académica, performance para el espacio privado, conferencias y curadurías en diferido. Esto último considerando las variaciones del medio, el alcance de las redes sociales y la creciente diáspora de artistas venezolanos en diferentes continentes.

Mi más reciente proyecto es "Amor en tiempos de... ¿diáspora?", iniciado en febrero del 2019, donde planteo como eje principal la vulnerabilidad de la diáspora y su relación con la espacialidad, vinculación y supervivencia. En esta ocasión y por primera vez, trabajo con historias ajenas que vuelvo propias, desde el uso de las metáforas posibles con mi cuerpo, para convertirlo en territorio doblemente vulnerable, en tanto espejo y reflejo.

Es un proyecto que a través de la recopilación de más de 40 historias de amor en el marco de la diáspora como efecto mundial, con hincapié en la diáspora venezolana como una consecuencia real, que ha quebrado, resemantizado y transfigurado la real noción de amor, reflexiona sobre su espacialidad, vinculación y supervivencia, con la finalidad de generar nuevos entramados, y en relación uno a uno, producir una historia=una obra de arte.

Con una cartografía abierta como método se aborda cada historia recibida, para a través de elementos simbólicos construir obras de arte particulares. Sólo 8 casos de historias vinculadas a migrantes que se encuentran o vinculan con Argentina, generan activaciones insitu, como una especie de performance privados para el migrante y la cámara, con elementos detonadores de remembranzas, al país que se deja, no en espacios físicos, sino en afectos y vulnerabilidades.

#amorentiemposdediaspora   



 

El jueves 12 de octubre inaugura Lagunas, la primer muestra individual de Guido Yannitto en la galería Gachi Prieto curada por Florencia Qualina. En los últimos años Guido estuvo trabajando con textiles y tapices, explorando las nociones de identidad e identidad disuelta, transmisión oral, genealogía, subjetividad y trabajo colectivo en sus intercambios con tejedorxs.

La exhibición Lagunas, de Guido Yannitto puede ser leída como una narración fragmentaria de esta hebra que contiene tráficos entre hemisferios, a comunidades rurales y urbanas. Sus piezas textiles transitan el espectro que va desde la manufactura artesanal hecha en colaboración con tejedorxs salteñxs hasta la ejecución por máquinas cyber-androides, como Brealito, el tapiz que realizó en el Textiel Museum de Tilbourg. Por supuesto, en el medio hay un océano y Guido viaja a través de él como Mercurio.


nauguración: 17 de octubre, 2019 | 19hs.

Cierre: 23 de noviembre, 2019

SOBRE LA EXHIBICIÓN

El jueves 12 de octubre inaugura Lagunas, la primer muestra individual de Guido Yannitto en la galería Gachi Prieto curada por Florencia Qualina. En los últimos años Guido estuvo trabajando con textiles y tapices, explorando las nociones de identidad e identidad disuelta, transmisión oral, genealogía, subjetividad y trabajo colectivo en sus intercambios con tejedorxs.

La exhibición Lagunas, de Guido Yannitto puede ser leída como una narración fragmentaria de esta hebra que contiene tráficos entre hemisferios, a comunidades rurales y urbanas. Sus piezas textiles transitan el espectro que va desde la manufactura artesanal hecha en colaboración con tejedorxs salteñxs hasta la ejecución por máquinas cyber-androides, como Brealito, el tapiz que realizó en el Textiel Museum de Tilbourg. Por supuesto, en el medio hay un océano y Guido viaja a través de él como Mercurio. 

BIO GUIDO YANNITTO

Mendoza, 1981

Licenciado en Pintura por la Universidad Nacional de Córdoba. Vivió en Ciudad de México donde continuó su formación en talleres particulares. Desde el 2007 vive en Buenos Aires donde asistió a talleres y clínicas de artistas con Fabián Burgos, Mónica Girón y Tulio de Sagastizabal, entre otros. En el 2009 participó del programa de artistas de la Universidad Di Tella teniendo como tutor a Jorge Macchi.

En los últimos tres años fue seleccionado en distintas residencias internacionales: Flora en Bogotá, Colombia; Jan Van Eyck en Maastricht, Holanda y Pivo en Sao Paulo, Brasil. En 2018 obtuvo el Primer Premio en la categoría Textil del Salón Nacional de Buenos Aires.

Su obra forma parte de la colección de la Universidad de Maastricht, Holanda; Banco ITAÚ, Buenos Aires; Museo Castagnino+macro, Rosario; Museo Caraffa, Córdoba; Museo de Arte Contemporáneo de Salta.

Una hebra de lana puede contar la historia del mundo. En serio. Podría recorrer los avatares del tiempo como si fuera el hueso lanzado por un primate que aterriza en una nave espacial mientras suena Así habló Zarathustra de R. Strauss. A diferencia del vuelo del fémur de 2001: Odisea del espacio ̶ que es vertiginoso ̶, la hebra de lana flotaría y tendría el don de la ubiquidad. Estaría en Brujas, Gante, Manchester, en los Andes y Damasco. En hilados, ruecas, fábricas; enlazaría la construcción de caminos por agua y tierra; dibujaría cosmogonías sagradas y talleres oscuros. Hizo tanto por engendrar al capitalismo como por alumbrar las fuerzas que se le oponen.

La exhibición Lagunas, de Guido Yannitto puede ser leída como una narración fragmentaria de esta hebra que contiene tráficos entre hemisferios, a comunidades rurales y urbanas. Sus piezas textiles transitan el espectro que va desde la manufactura artesanal hecha en colaboración con tejedorxs salteñxs hasta la ejecución por máquinas cyber-androides, como Brealito, el tapiz que realizó en el Textiel Museum de Tilbourg. Por supuesto, en el medio hay un océano y Guido viaja a través de él como Mercurio.

Los caminos aparecen con insistencia en su trabajo, por ejemplo en Buscar aquí, un video que registra un momento del trayecto entre Buenos Aires y Salta, 1282 kilómetros de tedio eterno. Sobre la ruta desvencijada se dibujan costuras que parecen serpientes de brea reptando rápidas y nerviosas; en los márgenes se atisba la tierra árida y por momentos algunos mechones de yuyos verdes, nada atractivos para la mirada contemplativa. Gracias a cierta observación experta supimos que tal flora insípida es un agente exógeno que proliferó descontroladamente en ese ecosistema, es un fenómeno llamado eutrofización y como es de esperar para todo lo desencadenado por el glifosato, es malo.

   Llanura, soja, desierto. Google Maps señala un pueblo al norte de Santiago del Estero, llamado Ahí veremos. Guido dibujó el nombre en un mapa extenso que replica la pantalla de su celular. Suena a paraje inventado por Borges, donde algún cuchillero llega para pelear ̶ otra vez ̶ con su gemelo siniestro. También tiene algo de Bolaño, Ahí veremos podría estar en el desierto de Sonora o ser otro nombre de Santa Teresa... Podemos observar que a las 14: 58 se estaba quedando sin batería y la señal era baja. Otro dibujo revela que una hora y media antes, la conectividad era mejor, y el camino recto. En Buscar aquí y los dibujos mencionados la mirada es cenital; lo mismo ocurre en Brealito, donde las formaciones montañosas y surcos grabados en la tierra son capturadas por una cámara satelital que orbita la tierra. Interfaces, pasajes entre lana y litio, deserción del paisaje bucólico o lo que equivaldría decir que Lagunas es una constante colisión de glitchs.

Florencia Qualina